Bienvenidos a

El Sueño de Dulcinea

Un lugar donde experimentar y disfurtar la vida

Desde 190 €/Noche
Huespedes: 6

Descripción

El Sueño de Dulcinea es una casa rural, en Belmonte, en la provincia de Cuenca a 149 kilómetros de Madrid, que dispone de 3 dormitorios con baño: 2 de matrimonio y 1 doble, aire acondicionado y televisión en todas, salón con chimenea, cocina completa con lavavajillas, lavadora, secadora, vitrocerámica de inducción y microondas. Se encuentran en ella todos los utensilios necesarios para las tareas normales del día a día, ofreciendo todas las comodidades a sus huéspedes, que no echarán en ningún momento nada en falta.

Belmonte, un atractivo municipio poseedor de un legado arquitectónico de gran interés, que pertenece a la comarca de La Mancha de Cuenca. El pueblo tiene un patrimonio histórico de gran valor. Se pueden ver sus molinos de viento, las murallas que rodean la localidad, la Colegiata de San Bartolomé, el Palacio del Infante Don Juan Manuel, el Hospital de San Andrés o la Plaza del Pilar.

La casa está próxima a bello parajes y a parques naturales. Incluso se puede visitar la atractiva capital provincial, la ciudad de Cuenca, que se sitúa a una hora escasa en coche y en la que podremos conocer su rico legado arquitectónico, que contiene obras como sus famosas casas colgantes.

La casa se encuentra equipada tanto con calefacción como con aire acondicionado, y tiene además chimenea de leña en su confortable salón.

Disponemos de 2 camas supletorias en el alojamiento.

Las mascotas son admitidas en El Sueño de Dulcinea.

Amenidades

Exterior

Interior

Situación

Actividades

Lugares de interés

Recomendaciones

Guias Turísticos

“Si desea un Tour por la zona”
Retour Belmonte
Teléfono: 676 192 459

Reseñas

Lupe Jim
Lupe Jim
Fin de seman de torneo
Read More
Estuvimos 6 personas un fin de semana la casa es muy acogedora y con todos los detalles para estar cómodos, limpia y bien organizada. Parece pequeña, pero engaña. Las 3 habitaciones son espaciosas, todas con su cuarto de baño y Tv. Y un aseo en la planta baja, donde esta la cocina con todo lo necesario para unos días de descanso. La verdad que muy bien y sobre todo el silencio por la noche, para poder descansar. Lo hemos pasado fenomenal y disfrutado del castillo de Belmonte. Totalmente recomendable.